SoHMa | Sugerencias para el personal escolar
Somos un grupo multidisciplinario que busca fomentar tu salud emocional y psicológica si eres una persona que: * Tiene una enfermedad crónica, degenerativa o terminal. * Alguien de tu familia o cercano a ti tiene alguna enfermedad. * Trabajas en algún lugar en el que te encuentres en constante contacto con la enfermedad, por ejemplo clínicas u hospitales. Tienes alguna de las siguientes profesiones: médico, nutriólogo, psicólogo, enfermero, etc. ​* Tuviste un accidente o una pérdida importante. Tener una enfermedad es un evento que puede llegar a la vida de cualquier ser humano. A veces vivir dicha experiencia, puede ser difícil e incierto. A lo largo del tiempo, la psicología ha identificado herramientas que pueden apoyarte y guiarte en esta etapa de tu vida.
50854
single,single-post,postid-50854,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.4, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
personal-escolar

Sugerencias para el personal escolar

  • Conocer sobre la enfermedad, será de gran utilidad para platicar con sus compañeros.
  • Conocer cómo los padres están manejando la información y conocer qué información quieren dar; se debe respetar y seguir la misma línea que la familia quiera seguir.
  • Brindando el apoyo que la escuela pueda dar: enviar tareas, dando seguimiento académico de alguna forma, calificar al alumno en medida de lo que sea posible.
  • Visitas por parte del personal o los compañeros, organizar e impulsar al personal de la escuela y los compañeros para realizar videos y cartas.
  • Plantear objetivos de las ideas que quieras transmitir a los compañeros, la información que les des puede ser poco a poco, no necesariamente toda desde un inicio. Puede ayudarte el usar cuentos, dibujos, analogías, etc.

Cada niño(a) es diferente y por lo tanto sus tratamientos son distintos, así como también los médicos. En ocasiones se les permite asistir al colegio y en otras no, es importante que el personal de la escuela este al tanto de esta información y promueva que el niño(a) asista a la escuela, en caso de que el médico lo permita.

 

Es normal sentir miedo de que un niño(a) con alguna enfermedad asista a las instalaciones de la escuela; estos miedos se pueden disminuir con información que puede dar la familia, los médicos o psicólogos especializados en temas hospitalarios. Para el niño(a) tiene grandes beneficios sociales, emocionales e incluso físicos el asistir al colegio.

 

Probablemente existen miedos y diferentes fantasías sobre la enfermedad, con los niños vale la pena aclarar la información sin alarmar ni exagerar. La Asociación Española contra el cáncer propone tener con el grupo un pequeño debate, ya que esto ayuda a que los alumnos hagan preguntas, expresen como se sienten y aclaren información. ¿Cómo te gustaría ser tratado si estuvieras enfermo?, ¿Cómo te sientes al estar al lado de alguien enfermo?, ¿Conoces a alguien que tenga o haya tenido alguna enfermedad parecida?

 

 

DURANTE EL TRATAMIENTO

Se recomienda que el niño(a) continúe asistiendo a la escuela y que ésta brinde el apoyo necesario para que esto sea posible. Ésta es, probablemente una de las pocas actividades dentro de su rutina anterior que se mantendrá, ya que gran parte de su entorno se ha visto modificado. Si el niño(a) asiste a clases durante su tratamiento, se recomienda que el docente se informe con los papas sobre las actividades que puede realizar dentro del salón y datos de alarma.

 

Si el niño(a) deja de asistir a clases durante el tratamiento, puede ser que se lleve algunas actividades a casa para mantenerse al corriente, esto también le servirá como terapia ocupacional, motivación psicológica al lograr metas, rutina en su vida diaria y continuar aprendiendo nuevas cosas. Esto genera en el niño (a) seguridad, estructura y se cuida el auto estima del mismo.

El personal de la escuela puede organizar hacer con sus compañeros dibujos o cartitas para mandárselos, incluso si está en condiciones y el paciente así lo quiere se pudieran hacer visitas tanto al hospital como a su casa.

 

Pudiera ser que durante el tratamiento o por la propia enfermedad el niño (a) tenga algunos cambios físicos (pérdida de pelo, pérdida o aumento de peso, cambios en la piel, etc.), vale la pena trabajar con los compañeros para anticipar cualquier tipo de burla o comentario incómodo. Cuando el niño(a) se reincorpore al salón pudiera asistir el primer día acompañado por alguno de sus padres y en familia platicarle a los compañeros lo que ellos consideren necesario.

 

Reincorporación

  • En ocasiones el niño(a) aún no quiere ir a la escuela a causa de su apariencia, miedo a enfrentarse a los otros, a sentimientos de inferioridad o a sentirse diferente, al cansancio, etc.
  • Otras veces son los padres los que se resisten a enviar al niño(a) a la escuela por temor a las infecciones u otras situaciones.

Se sugiere que los maestros y la escuela apoyen a la familia para que el niño(a) pueda integrarse paulatinamente e ir trabajando sus miedos.

 

Sí el niño(a) ha seguido en comunicación con sus compañeros y ha mantenido una cierta dinámica de trabajo, la reincorporación a clases será sencilla, deseada y esperada tanto para él como para la familia y compañeros.

 

Lo importante es ayudar al niño(a) a superar situaciones cotidianas que puedan ser problemáticas con el objetivo de conseguir que el niño(a) viva su infancia.

 

 

Para conseguirlo, recuerda:

 

  • No dirigir atención de más hacia él/ella.
  • Le corresponden los mismos límites de comportamiento que a sus compañeros de clase, evitar tener privilegios o concesiones especiales.
  • Ofrécele seguridad y apoyo en los momentos difíciles en la relación con sus compañeros.

 

Link a cuentos para niños: https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerInfantil/CancerInfantil/Cuentos/Paginas/Cuentos.aspx