SoHMa | Emociones ante una hospitalización
Somos un grupo multidisciplinario que busca fomentar tu salud emocional y psicológica si eres una persona que: * Tiene una enfermedad crónica, degenerativa o terminal. * Alguien de tu familia o cercano a ti tiene alguna enfermedad. * Trabajas en algún lugar en el que te encuentres en constante contacto con la enfermedad, por ejemplo clínicas u hospitales. Tienes alguna de las siguientes profesiones: médico, nutriólogo, psicólogo, enfermero, etc. ​* Tuviste un accidente o una pérdida importante. Tener una enfermedad es un evento que puede llegar a la vida de cualquier ser humano. A veces vivir dicha experiencia, puede ser difícil e incierto. A lo largo del tiempo, la psicología ha identificado herramientas que pueden apoyarte y guiarte en esta etapa de tu vida.
50689
single,single-post,postid-50689,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.4, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
nino-paciente

Emociones ante una hospitalización

Reacciones o emociones que se presentan con frecuencia ante una hospitalización en los niños:

 

  • Pérdida de control: sobre su cuerpo y algunas actividades, por ejemplo: el cambio en la alimentación. Se sugiere negociar con ellos algunos aspectos del tratamiento, tales como el brazo en el que se va a canalizar, algunos tipos de alimentos y horarios. Esto le dará una sensación de control ante su vida diaria y por lo tanto seguridad.
  • Miedos: se presenta un temor generalizado a lo desconocido, a esto se le llama ansiedad. Se sugiere ayudarlos a identificar a qué le tienen miedo y expresarlo, para que puedan manejarlo de una forma sana.
  • Miedo al abandono: saben que dependen del cuidado de sus papas o algún familiar; el hecho de estar internado y que su rutina se modifique puede incrementar el miedo de abandono por parte quien lo cuida. Se sugiere no amenazar a los niños con abandonarlos o condicionar el cariño por no aceptar algún procedimiento, comer, etc.
  • Enojo e irritabilidad: el niño identifica la incondicionalidad de sus papas “A mi papá puedo gritarle y él no se irá”, por lo tanto es probable que exprese todo su enojo en ellos. Se sugiere no tomarlo personal y ayudarlo a identificar con quién, con qué o por qué esta enojado y expresarlo.
  • Pérdida de motivación: ante el juego, al perder su espacio y compañeros de juego. Se sugiere que los adultos que estén con él fomenten el juego y las actividades adecuadas para su edad dentro del hospital.

Otras reacciones que pueden presentarse: síntomas de ansiedad, depresión, conductas regresivas (mostrarse como si fuera más pequeño), dificultad para dormir, no querer comer, aislarse, no querer relacionarse con su medio como antes lo hacía (no hablar).

 

Todos estos síntomas pueden incrementarse o disminuir dependiendo de distintos factores: la personalidad del niño(a), estructura emocional familiar, tipo de diagnóstico, tratamiento, entre otros.

 

El niño(a) debe tener un espacio seguro y cálido para expresar sus emociones. En ocasiones es necesario el apoyo emocional hospitalario para que pueda expresar las emociones y procesar las situaciones que está viviendo.

 

Con frecuencia, cuando un pequeño está enfermo, surge en el adulto (médicos, enfermeras, familiares) una gran necesidad de compensar lo que el niño(a) está viviendo. De alguna manera, es un intento por sobre proteger y evitarle cualquier tipo de frustración o situación difícil. El adulto deber observarse, ser honesto e identificar si esto está sucediendo, ya que puede generar inseguridad y confusión en el niño(a), falta de tolerancia a la frustración, y en un futuro dificultad en sus relaciones sociales, re integración a su medio, falta de herramientas emocionales y dificultad para resolver problemas.

 

Se deberá evitar que se utilice la enfermedad para generar alianzas, ganancias y beneficios secundarios.

 

Como familiar, esta situación puede ser complicada, podemos encontrarnos con preguntas o frases como las siguientes: ¿Le debo de dar regalos? ¿Debo de premiar después de una intervención médica?, “No quiero regañarlo, ya la pasó muy mal en el hospital, pero está haciendo algo que no debe hacer”

 

Si estás teniendo dificultad en esta área, en SoHMa podemos darte apoyo emocional hospitalario y guiarte a través de sesiones de asesoría para papás o para tu hijo(a).

 

Según Bergman la ansiedad en los niños se debe a que los acontecimientos perturbadores repentinos, no dan al niño(a) tiempo para prepararse o adaptarse a ellos mediante alguna forma de previsión.