SoHMa | Adolescentes y amigos
Somos un grupo multidisciplinario que busca fomentar tu salud emocional y psicológica si eres una persona que: * Tiene una enfermedad crónica, degenerativa o terminal. * Alguien de tu familia o cercano a ti tiene alguna enfermedad. * Trabajas en algún lugar en el que te encuentres en constante contacto con la enfermedad, por ejemplo clínicas u hospitales. Tienes alguna de las siguientes profesiones: médico, nutriólogo, psicólogo, enfermero, etc. ​* Tuviste un accidente o una pérdida importante. Tener una enfermedad es un evento que puede llegar a la vida de cualquier ser humano. A veces vivir dicha experiencia, puede ser difícil e incierto. A lo largo del tiempo, la psicología ha identificado herramientas que pueden apoyarte y guiarte en esta etapa de tu vida.
50762
single,single-post,postid-50762,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.4, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
amigos-adolescentes

Adolescentes y amigos

Puede ser que no sepas que hacer, cómo platicarles o qué platicarles. En nuestra experiencia, los amigos, especialmente los más cercanos pueden y quieren apoyarte. Debes de tener en mente que hablar de tu enfermedad con ellos debe ser tu decisión, tómate el tiempo que necesites. Hablar con las personas más cercanas a ti, con las que tengas más confianza, te ayudará a desahogarte, a sentirlos más cercanos y a sentirte acompañado.

 

Pasar tiempo con personas que te hacen sentir bien y hacer actividades que te gustan te ayudará a compensar los malos ratos y a recargar pilas.

 

También se vale querer estar solo o pasar tiempo con algunas personas en específico. Muchas veces algunos amigos o adultos con intenciones de ayudar pueden hacer que te sientas abrumado, sé honesto con ellos cuando te sientas así.

 

 

Te sugerimos:

 

  • Elegir 2 o 3 amigos con los que te sientas con más confianza y creas que te puedan entender.
  • Explícales que habrá veces que los quieras ver y otras no, que por favor no lo tomen personal.
  • Si te da pena que te vean, poco a poco ve trabajando esta pena; ellos seguro te aceptaran y tendrán muchas ganas de verte. Si no quieres verlos pueden escribirse, mandarse cosas o hablar por teléfono.
  • Muchas veces ellos no saben cómo apoyarte o qué decirte, es importante que tu les digas lo que necesitas por ejemplo: “Por favor no me gusta que me pregunten para que son estos aparatos que tengo” “Es mejor que me visiten en las tardes” “No me gusta que me cuenten de las fiestas”
  • Habla con tú médico tratante y platica con él sobre que cosas si puedes seguir haciendo y a qué lugares si puedes ir.
  • Ten a la mano fotos y videos de tus amigos.